Espejo del tiempo

· 0 comentarios

Volutas de polvo que no volverán
Irrepetibles volutas de tiempo...

Buscando la brújula perdida
la llave que abre el camino
la sombra de mis pasos.

El flujo del ayer siempre presente
Siempre aquí
como amuleto sagrado
que muestra finalmente lo que soy.

Becca Walker

Opinión: Cuando se teme a la democracia y el resentimiento se hace cultura.

· 0 comentarios
   La dignidad esta compuesta por el respeto a la integridad del ser humano y la democracia que es la aceptación e integración de todas las opiniones, ya que tu voz, su voz, la voz del rey, el presidente, el primer ministro, la voz de Mandela, Hitler, El che, la voz de Chavez o la de Capriles, o si quiera mi propia voz es mas importante que la de los demás. Yo no valgo mas que tu. Tampoco ellos valen mas que tu. Descartes dijo una vez "todos los hombres somos iguales", con ello no se refería a una revelación que promulga e ilumina las sendas del comunismo. Con ello se refiere, a que nadie vale mas que nadie. Que todos somos importantes y todos tenemos derecho a participar.

   El punto, según dijo una vez una profesora, es la apatía política. Yo difiero, el punto en cuestión es que por 15 años se nos enseño a odiar al diferente, a vernos como enemigos, para que unos peleles aprovechándose de la esperanza de una población se mantenga en el poder. El punto es que a veces, siento vergüenza por ser como soy, por pensar y tener mis propios ideales, porque son enemigos de mi país, por la intolerancia de ciertas personas. Otros le temen a mi voz, ya que su método es mantener el control sobre las masas, les da miedo que otros disientan porque eso les da inestabilidad, porque están acostumbrados pisar a los demás y de allí levantar una ideología. El punto es que callaron mi voz.

  Dejo aquí una opinión, porque estoy harta de esta situación. De oír la radio y solo escuchar las muertes de mis hermanos, de ver como mi país se cae en pedazos mientras el que debería guiar, el único que debería buscar soluciones, se burle de la población en televisión, propagando una realidad que no existe, dándome por estúpida. Estoy harta de que me obliguen a comprar en un determinado establecimiento, de esperar los días a que toque mi cédula para poder comprar los productos de consumo básico, de cuando por fin llegue mi cédula, esperar por horas, para solo comprar las marcas que otros deciden que debo comer y en la cantidad que ellos deciden que debo comprar. Estoy harta de tanta humillación. El estado todopoderoso, deja la comida en el piso a sus pies para que la población por necesidad consuma, para atentar contra su dignidad, para así engrandecerse.

  Mi madre después de esperar horas en un establecimiento para comprar porque ese día tocaba su cédula, fue humillada públicamente por tener la piel clara, diciendo que era alguien de dinero y debía comprar a otro lado, ella era la enemiga que promulga el país, cuando solo estaba haciendo su cola como los demás. Ese es el odio irracional que todavía existe y del que otros miran a otro lado, por parecerles incomodo. Ese es el increíble prejuicio del que me escandalizaba de ver antes en los libros de historia. Ese es el resentimiento estúpido que aun existe.

 Se que a muchos no les interesa, que se preguntan ¿que rayos tiene que ver esto con libros o poesía? que es el tema principal del blog; solo quería hacer una entrada para expresar mi opinión ya que me es imposible desentenderme del tema; es mi realidad. Para ustedes, de la comunidad internacional, tanto para mi gente de Venezuela, no podemos voltear la cara y apartar los ojos. Me da miedo que ese odio, ese resentimiento se transforme en cultura. Mi gente en verdad es amable, es cariñosa en su trato, es servicial, siempre presta a ayudar y a echar una mano a quien lo necesite, mi gente no esta acostumbrada al prejuicio y mucho menos racial debido a nuestra diversidad de razas y culturas. No se puede adoptar la envidia y el egoísmo en nuestro trato, no podemos ni debemos permitirlo.


Poesía: Permanece a mi lado de Alfred Tennyson

· 0 comentarios
In Memorian- Poema 50

Permanece a mi lado, cuando se apague mi luz,
y la sangre se arrastre y mis nervios se alteren
con punzadas dolientes.
Y el corazón enfermo
y las ruedas del tiempo giren lentamente.

Permanece a mi lado, cuando a mi frágil cuerpo
le atormenten dolores que alcanzan la verdad.
Y el tiempo maníaco siga esparciendo el polvo.
Y la vida furiosa siga arrojando llamas.

Permanece a mi lado, cuando vaya apagándome.
Y puedas señalarme el final de mi lucha.
Y el atardecer de los días eternos
en el bajo y oscuro borde de la vida.

Permanece a mi lado, cuando el camino se acabe.
Y lo recorrido no sea más que un recuerdo,
un instante suspendido en el tiempo, en la eternidad.
Y la verdad me alcance, y la vergüenza se rinda.

Permanece a mi lado, cuando todos se hayan ido.
Y la soledad me amenace,
y la oscuridad me envuelva.
Cuando el sonido de tu voz sea el último nexo con la vida.
Y tus ojos me miren y tus labios me besen.

Permanece a mi lado, cuando la vida me deje,
y no pueda cantar, y no pueda gritar.
Cuando las olas del mar no me lleguen
y la brisa desprenda la verdad de mis días.

Permanece a mi lado, cuando todo parezca sucumbir al hastío.
Y el tedio se canse y la esperanza no nazca.
Y la música se ahogue, callada, lenta, mojada,
en mi burlada garganta.

Permanece a mi lado para no perderte ahora,
para quererte siempre, y así protegerte
de la llama incandescente que derriba las puertas
y aplasta las vidas, dejándolas muertas,
en espantosa huida.

Poesía: Colores

· 2 comentarios

Mi mundo esta lleno de colores
Verde, esperanza
Rojo, pasión
Amarillo, inocencia


Gris, rutina


No dejes que el gris te consuma
No le dejes manchar el lienzo
Los amaneceres no son eternos,
aunque inestables
imprecisos
son hermosos.

Momentos fugases,
llenos de color.

El gris es solo una pálida combinación,
un poco aquí y haya no hace daño.

La espuma del ayer no volverá,
por tanto aprecia lo efímero
y deja ir lo inevitable.


Rebeca Walker

Poesía: Guerra de ilusión

· 0 comentarios

Es solo olor
Es solo sentimiento
Es solo la alegría de ser bendecido
Es solo el miedo de que no dure para siempre

¿te tendrán mis brazos toda la vida?
¿susurraran mis labios tu nombre?
¿estarás para siempre a mi lado?

Luces rosas explotan en cielos estrellados
Mientras una nube se asienta en mi cabeza.

¿Sabias que esto terminara algún día?
El miedo me hizo cerrar los ojos.

Mi corazón palpita al compás del miedo.
Guerra entre mi felicidad y el.
No se quien va ganando pero ruego a los cielos
que tus brazos estén para mi hasta el amanecer.

El miedo, perseverante siempre vuelve
esclavo, obsesionado de mi piel.
Mis manos siempre preparadas para la lucha
sucumben al deseo de rendirse y fusionarse con el.

Rebeca Walker
Gracias a Yukihomu por la imagen


sidebar